Pon una PAS en tu negocio digital

Pon una PAS en tu negocio digital

Pon una PAS en tu negocio digital

Cuando te dedicas a GENERAR contenido tienes que LEER contenido, y yo por curiosa -que no cotilla- me suelo interesar por lecturas que pasan ante mí y que seguramente otros desecharían… También es cierto que a nivel profesional y personal todo artículo de pedagogía, psicología, … es fruto de mi devoción llegando a embarcarme durante largo tiempo en nuevos conceptos que en ocasiones me invitan a una continua reflexión:

¿Qué es PAS?

No vengo a hablarte de una técnica de venta:

Problema – Agravamiento – Solución

sino de PERSONAS, personas que perciben y gestionan más información, lo que las lleva a vivir los estímulos de forma más intensa. A esto se le denomina “Sensibilidad de Procesamiento Sensorial” (SPS), es decir, para los comunes mortales esta característica se nombra alta sensibilidadPAS: Personas Altamente Sensibles (en inglés HSP: High Sensitive Person), y según la Doctora norteamericana Elaine N. Aaron, 1 de cada 5 individuos son/somos PAS. 

Aunque esta etiqueta suene rara, no es ningún trastorno, porque no es ninguna enfermedad ni ninguna patología. Es más habitual de lo que parece. A menudo se asocia a otros rasgos como introversión o timidez, pero no tiene por qué, ya que hay muchos PAS extrovertidos.

Soy una PAS

Estos individuos en los que creo que debo incluirme, son más perceptivos, demuestran una mayor actividad sensorial y una mayor profundidad a la hora de elaborar pensamientos, así como una elevada mente creativa, y se fijan en pequeños detalles que pueden pasar desapercibidos para personas con un nivel de sensibilidad menor.  

Pero, ser más sensible no te hace ser mejor persona. Tampoco es sinónimo de debilidad, al contrario, se puede llegar a percibir como una gran fortaleza de enorme utilidad hoy en día. 

A medida que he ido pasando etapas, he ido aprendiendo -sin dejar de afectarme- a tomarme la vida de otra manera. Me he ido adaptando a mi entorno e intentando sacar lo mejor de este rasgo. Y ahora ¿qué?

Pues bien, he decidido vivir esa alta sensibilidad desde el corazón, y aprovechar mi desmesurada empatía para dar un nuevo propósito a mi vida, haciendo de ello mi mayor instrumento: colaborar e inspirar a otros, pero… ¿cómo? 

Mediante el Marketing Emocional voy a tocarte la fibra; no sólo se trata de PERSUADIR sino de hacerte PENSAR y de boca de Albert Camus “Voy a decirte algo: los pensamientos nunca son honestos, las emociones, sí”.

¿Por qué motivo?

El marketing lo he estudiado desde joven porque siempre me ha entusiasmado tratar de averiguar qué hacer para atraer la atención (cuando los protagonistas son otros) y convertirse en la elección final frente la diversidad. Entonces descubrí que todos somos marketing, porque nuestras decisiones nos determinan continuamente (la ropa que ponerse, los estudios a realizar, tener una 2ª cita, pasar una entrevista de trabajo, convencer a tu hij@ para que se acabe la comida, …) y que lo que nos mueve a tener más probabilidades de acertar, es la pasión y mimo que le pongas a esa acción. El marketing es el acompañamiento, y ahora lo “digital”, su mejor herramienta.

Verás, yo huyo de aquel que resulta agresivo porque siempre me ha gustado hacerlo todo más cómodo a los que me rodean, más accesible, … Me han calificado de “resolutiva” pero yo prefiero el término “facilitadora”. Como cuando comienzas un libro y te embarcas en un nuevo viaje repleto de desconocidos personajes alejados de tu propia realidad, las PAS podemos ponernos en la piel del otro de una manera sencilla, y ¡chas!, “conectar”.

O incluso mejor, como un actor/actriz que tras una gran labor de investigación se sumerge en un papel de una película o serie para su interpretación, siendo cercano, sin dejar de formarse, con constancia y estando abierto a vivir nuevas experiencias. 

Tanto si eres tan cinéfil@ como yo como si no, vamos así a conocernos poco a poco, mediante distintos ejemplos de comunicación y travesía por diversos sectores, y con una gran variedad de herramientas de difusión, pero ¡menos hablar y más actuar! Podría prometerte mejorar resultados a través de mensajes donde tú seas el que pongas los límites de mi IMAGINACIÓN, pero prefiero que simplemente me sigas en esta sorprendente aventura digital tan real como incierta. Te espero en el próximo episodio, ah, y te advierto, no vale ponerse “sensibler@” jajajaja